Enseña y aprende en positivo

Las relaciones entre seres vivos siempre son complicadas, incluso cuando hablamos el mismo idioma. ¿Cuantas veces has creído conocer perfectamente a un amigo, a tu pareja, a tu hermano, a las personas mas cercanas a ti, y te llevas una sorpresa cuando te enteras de algo que desconocías?

Adiestramiento, obediencia, educación, son términos que se buscan cuando tenemos un perro en casa. Puede ser que nos entendamos perfectamente con nuestro amigo desde el principio, o que nos entendiéramos muy bien y en algún momento, sin saber porque, dejamos de hacerlo. También puede darse el caso en que la relación sea difícil desde el minuto uno.

En cualquiera de estas situaciones lo que importa es aprender como puede pensar tu amigo de cuatro patas y buscar a alguien que pueda ayudarte verdaderamente, y no importa si la relación con tu peludo es buenísima, siempre la puedes mejorar y aprender.

Lo primero que debes pensar si vas a educar o adiestrar a tu perro es que no puedes conformarte con cualquier cosa. Pregunta e infórmate; quizá crees que técnicas de adiestramiento, como pegar tirones a las correas, o someter a tu perro puede funcionar, pero siempre empeoran la conducta y la relación contigo. Nuestro consejo es que empieces a buscar maneras positivas de controlar a tu perro, sin aplicar ningún “castigo”, ni cosas que le resulten incomodas, o puedan atentar contra su integridad física.

Normalmente queremos para nuestro peludo algún útil a la hora del adiestramiento, que creemos que nos va a servir, simplemente porque alguien nos dijo que le había funcionado, o lo hemos visto usar y ya creemos que sabemos darle uso. De inmediato vamos a la tienda y compramos un collar anti-tirones, un bozal, collar de castigo, un collar eléctrico, etc, nunca lo hemos usado y ni siquiera sabemos como se pone, ní siquiera sabemos si hay otros mejores que el que hemos adquirido, pero creemos que cuando se lo pongamos a nuestro perro todo cambiará como si fuese una cosa mágica, la cual no necesita aprendizaje por nuestra parte.

Si quieres educar y llevarte bien con tu peludo, lo que debes pensar es que no es necesario hacerle pasar por un calvario de tirones, sometimiento y artículos que puedan hacerle daño, piensa que cada golpe, tirón o descarga que le das, él no va a entender por qué quieres hacerle daño y tú dejas de ser humano y te conviertes en su principal aversión.

No te lances a la aventura a la hora de educar. Al igual que existen centros especializados en la educación humana, existen centros especializados en la educación canina, donde pueden ayudarte, orientarte y ser tu guía. Recuerda que la relación que se forje entre tu peludo y tú dependerá de la educación que tú decidas darle.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s