¿Por qué arropar a mi perro?

Pero, ¿qué haces? ¡Es un perro! ¿Por qué lo arropas? Cuántas veces habremos escuchado eso y cuántas veces habremos respondido lo mismo; no es un perro, es mi familia. Para mí, mis perros son mis hijos, para el resto de mi familia mis perros son sus nietos, sus sobrinos, primos, etc. Cuando arropo a mis perros no es un acto de humanización, concepto muy ausente en el siglo XXI, porque “humanización” es un nombre femenino y aún la mujer no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad. Puede ser por esto que vivamos unos tiempos tan deshumanizados.

Pero volvamos al tema de arropar a mis perros. Arropo a mis perros por el mismo motivo que les enseño cualquier otra cosa, o por el mismo motivo que en muchas guarderías/colegios enseñan a los niños a dormir una siesta. Cuando arropo a mis perros con una manta no lo hago con la intención de abrigarlos ya que en casa están calentitos o fresquitos según la época del año. El motivo por el que los arropo es por que esta accion está asociada a un estado de calma y de relax e igual que enseñas a tus hijos a dormir la siesta a una hora concreta, yo acostumbro a mis perros a que asocien que, cuando les digo “a dormir” ha llegado la hora de relajarse.

Ellos también necesitan desconectar del día, buscando nosotros el relax del perro a través de una posición que se refuerza con comida o caricias. Aunque desde Ángeles con Patas, personalmente, creemos que no, que la relajación no se trabaja, simplemente se asocia a un estado emocional de tranquilidad y paz, y es ese estado el que tu debes buscar en tu peludo.

En realidad si tus peludos están durmiendo, descansando o relajados, y siempre que no lo perjudiques física o mentalmente, puedes reforzar ese estado arropándolos, como lo harías con cualquiera de tu familia. Cuando alguien viene y nos arropa nos sentimos queridos y protegidos, y aquellos que nos arropan lo hacen por amor y se convierten en nuestros protectores.

Así que, ¿porque pensar que solo son perros? Tienen la misma necesidad y derecho a sentirse queridos, sentir amor y protección, que un humano. Si no quieres, no arropes a tu perro, pero no critiques a quien lo hace, por que lo haría por cualquiera de su familia.

arropar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s